Monthly Archives: April 2008

El caso Sabina

casosabina.jpg

Porque me gustan las canciones de Joaquín Sabina? Es un misterio y lo lleva ya siendo desde hace muchos años. Hay muchas razones del porque me gustan y unas pocas porque no deberían de gustarme. Al parecer siempre han ganado las del porque si, pues sigo oyéndole siempre con gusto y hasta delectación. No deberían de gustarme porque me recuerdan tiempos que ya nunca volverán y que es la misma razón por la que me gustan tanto. Nostalgia, pecado de viejos y exilados sin necesidad.

Al no estar en contacto diario con el español, el idioma, el mas castizo, (ni p…falta que hace) resulta drogata arrearse unas inyecciones de Sabinamin al caer la noche o cuando ya está bien caída, al terminar el embuche de la tele americana o la película en ingles. Tarde, pero he descubierto que todas las películas buenas, las de siempre, son en ingles y son mucho mejores que en español (por bien dobladas que estén). Las voces de todos aquellos actores, la mayoría ya extintos, desgraciadamente, no tienen precio en su propio idioma. El caso es que para voces en español, la de Sabina no tiene precio tampoco. Lo siento Serrat, no es de hoy, las cosas que me dices y como me las dices no me acaban de convencer, aunque el tiempo de los locos bajitos lo recuerdo siempre con gusto. Es un poco como lo que me pasaba con los clásicos Beatles y los perdurables Stones; aquellos que llamábamos los “Rollings”, los americanos nunca saben de quien hablo cuando, raramente, los llamo así.

Ah! La de Mick Jagger, la verdadera voz del Rock. A Mick Jagger le esta pasando lo mismo que a Sabina, lo que les pasa a los que tienen poca o ninguna grasa. Se están quedando momificados, casi tanto como las faraones egipcios o como algunos clásicos bailarines flamencos. Yo no me veo así, a pesar de que tengo la misma edad que ellos. A lo peor esa es la forma en la que me ven algunos, momificado, y yo sin enterarme!

Las canciones de Sabina me traen recuerdos. Recuerdos de vivencias, al parecer comunes a mucha gente. Con el transcurso de la edad los recuerdos malos y los buenos se han convertido todos en sustancialmente buenos. Ahora me paso los días fabricando recuerdos buenos para un futuro, que presumo negro como boca de lobo. En una palabra, vejestorio; que nos hemos hecho viejos y la cosa no tiene remedio. Es tiempo, al parecer, de sentimentalismos que puede que no estén de moda, y a pesar de ello yo no tengo nada en su contra siempre que no sean abusivos y baratos. Y eso es lo difícil, encontrar sentimentalismo en las dosis adecuadas y a buen precio. Alguien muy cerca de mi parece que no le gusta ni aunque se lo sirvan en bandeja de plata. O precisamente por eso.

Volviendo a Sabina. Que habrá en la esquina del ya inexistente Café Moderno de La Gran Vía de Salamanca. Era el lugar donde solíamos reunirnos en un septiembre de hace ya veintemuchos años. Por aquel entonces el era ya bastante famoso, pero siempre accesible. Mujeres, nocturnidad, alevosía y casi ninguna premeditación. Bah! Batallitas..! Sentimentalismos!

Luisma 24 Abril 2008