Crónicas electorales, tercera parte

cronicas31.jpg

Veintiséis de Mayo del 2008, estamos en Memorial Day, lo que llamaríamos el Día de los Caídos, o mejor, el Día del Recuerdo. Para nosotros mentar a los caídos tiene la mala prensa del recordatorio al dichoso valle y los ecos de la guerra civil. Con casi 143 años de distancia la guerra civil americana ya no se recuerda, aunque esté presente en muchas cosas que los americanos ni se dan cuenta. Nadie “celebra”, al menos públicamente, a los caídos de aquella guerra civil que dividió en Norte y Sur a los Estados Unidos durante cuatro años. La razón, o una de las razones? Probablemente, la esclavitud en el Sur.

Asistimos, hoy, a una capitalización de lo que es correcto, de lo que es verdad, de lo que es el destino, de lo que este país debe hacer. La capitalización de corrección, verdad, y destino; visto y hecho desde el prisma del Partido Republicano, que no es realmente tan diferente del plan del Partido Demócrata. Ninguno de los dos partidos quiere luchar contra el corporativismo imperante, no pueden y además no quieren; con lo cual resulta que lo mismo da votar por unos que por otros.

Ni política exterior, ni seguridad ( social o de la otra), ni terrorismo, ni impuestos, nada…
El punto mas importante de la lucha electoral, el trabajo, de alguna manera, se resiente. El país, o parte, una buena parte del país “va muy bien en el machito”. “Que trabaje Rita” o que trabajen los demás para nosotros. Protestar de la emigración cuando la realidad es que se necesita. Los Demócratas dilapidando dinero en unas elecciones primarias (que luego en la verdadera campaña electoral van a echar de menos), para dilucidar cual de los dos mitos van a promocionar, para oponerse (me temo que en vano) al otro mito, el candidato republicano, un “auténtico” americano. De momento los demócratas tienen a una mujer y un negro, bravo! Dos mitos de minorías, cuando lo se que intenta es interesar a una mayoría. Y no es que las mujeres sean minoría pero, a la hora de la verdad, los posibles votantes para que una mujer acceda a la presidencia son realmente minoritarios.

El sexismo y el racismo, dos cualidades de la vida americana. Cualquiera de las dos es lo justo para no ganar! Y oponerlas a un candidato republicano, casi impecable, un viejo luchador, veterano del Viet Nam y considerado “liberal” por los Republicanos; lo que le acerca, peligrosamente, a ciertos Demócratas y sobre todo al votante indeciso, a los que ganan las elecciones. Aunque los candidatos “se saquen los ojos” no habrá guerra civil, a pesar de la igualdad o precisamente por la igualdad de unos y otros. Las guerras civiles ocurren en los países pobres y que no tienen gobiernos fuertes. Y aquí no es ninguno de los dos casos.

Circula una historia chistosa en los blogs…

“Obama en un sexista!”
“Clinton es racista!”
“Obama es un musulmán!”
“Clinton es una furcia!”…
“Oh! Mira! Un héroe de guerra!”

En resumen, que para mi esta claro. El cuatro de noviembre: Presidente McCain.

Luisma. Mayo del 2008

Post a Comment

Your email is never published nor shared.