Cool—Obama!

window1.jpg

Ah! Estados Unidos de Norteamérica! La capacidad de sorprenderme de este país no ha variado “ni un pelín” desde el principio de las dos décadas que llevo aquí. Lo único que ha variado es mi habilidad para analizar y entender los acontecimientos y las reacciones de los americanos. Sorprenderme, lo que se dice sorprender, lo hacen cada vez que surge la ocasión. Y hasta sobrepasan mis expectativas.

Anoche, por ejemplo, se regalaron a si mismos un nuevo presidente, y esta vez negro, o como dicen sus seguidores de ultima hora: “Es mitad blanco, su madre, que es lo importante, era blanca”. Sus detractores y opositores dicen que es mitad negro, o directamente negro. Los negros dicen que es afroamericano, lo que en su caso es casi cierto; en palabras de un diario derechista local: “descendiente directo de un miembro de una tribu keniata” (como si eso lo hiciera de menos). Durante la campaña electoral he visto propaganda, televisión y periódicos tildar a Obama de “musulmán”, terrorista, socialista, marxista, izquierdista (¡?) e incluso, “joven”.

Lo que algunos no entienden es que, precisamente, lo que ha encumbrado a Barack Obama ha sido el voto de los jóvenes y de los votantes primerizos. Una buena parte de sus votantes no tienen ninguna idea de su programa electoral, de sus intenciones políticas y gubernamentales, de su ideario. Han votado a Obama porque es “cool” (enrollado, que mola) y porque es lo antiestablecido. Lo que ellos y muchos en los demás países del mundo do se dan cuenta es que la política americana no va a cambiar. No en su esencia y en sus líneas generales. Cambiaran los detalles, el espectáculo, los fuegos artificiales.

No hay nada más parecido a un republicano americano que un demócrata americano. Así que de sorpresa no me van a pillar la mayoría de las decisiones que tome el nuevo presidente. En cualquier caso, el porcentaje, pequeño, de sorpresas de la nueva administración tendrá que ser admitido y bendecido por el “gran dinero” americano, que son los que, en ultimo caso, tienen la palabra y la obra. Eso si, al menos al principio y sobre todo internacionalmente, todo será muy “cool”, enrollado, hollywoodiense, kennedyniano, dará gusto, habrá que verlo y…a ver lo que dura la luna de miel!

Ha nacido una estrella, Obama…”cool”!

Luisma, 5 de Noviembre del 2008.

Post a Comment

Your email is never published nor shared.