Del Real Madrid

“…la primera delantera galáctica: Kopa, Rial, Di Stefano, Puskas y Gento…”

“…la primera delantera galáctica: Kopa, Rial, Di Stefano, Puskas y Gento…”


Hála Madrid! Sí, ya sé que no es forma de empezar un ‘post’ y ya el viento de la pradera me trae señales de humo de los que se van a ‘dar de baja’ de leer este articulillo; justo por el título o a partir de esta misma línea, por la foto de la primera delantera galáctica: Kopa, Rial, Di Stefano, Puskas y Gento; en la que declaro mis amores naturales y la adscripción eterna a mi equipo; hace ya la friolera de sesenta y seis años—que yo recuerde—una eternidad que se remonta al Siglo de Oro (los Sesentas), a las Navas de Tolosa—primera vez que vestí de blanco en batalla—y al sitio de Numancia, digo yo, y así siguiendo hasta el amanecer de los tiempos. De hecho, y si hacemos caso de la Biblia: el primer día de la Historia no salió el sol porque lo tapaban unas nubes blancas y un coro de barrocos angelitos gordezuelos que entonaban El Himno: “ De las glorias deportivas…”

Cuatro añitos tenía yo la primera vez que ví jugar al Madrid—en el NO-DO—y ahí empezó todo. He ‘seguido’ y seguiré al Madrid toda mi vida, vikingo cerrado, desde aquellas Cinco Copas de Europa, las que los estultos de siempre llaman ‘en blanco y negro’. En España, en Europa, en América, siempre de blanco, esto ya no tiene vuelta atrás, así es la cosa. Aquí estoy mirándolo todo desde la distancia, en millas y sobre todo en tiempo. Tengo en la cabeza una colección de estampas, podría parecer una de cromos deportivos, si no fuera porque las estampas están archivadas en las alacenas de mi imaginación y recuerdo, y me cuesta solo un instante proyectarlas en el/la frente de mi cerebro; ahí es donde, con solo cerrar los ojos, pasan todas las imágenes viejas y nuevas, y se repiten todos los momentos selectivamente, es decir: solo los buenos. En caso de necesidad acudo en peregrinación a la ‘ermita’ de San YouTube, que es santo de mucha devoción.

Los momentos estelares de mi afición al Madrid son muchos y variados, seleccionar es difícil, vamos a ver que me brinda la memoria, esta noche y a estas horas, con la que está cayendo, es un decir. Así, al bote pronto (dominio de la pelota) mi primer partido en Chamartín, casualmente—u orquestado por mi padre, también madridista empedernido—en noche de Copa de Europa, lo de Champions queda muy propio pero es parla extranjera…esas noches especiales, grabadas en mi imaginación para siempre, a base de ruidos, gritos, olores, sensaciones de todo tipo y sobre todo: fútbol. Llegar por los pelos, cinco minutos antes de la salida de los jugadores. El ruido de la gente al entrar por el vomitorio a la grada y la monstruosa asociación inevitable con el circo romano. Abajo las pancartas y los ‘tifos’! Sale el Madrid al verde. Ese runrún de las conversaciones, cortadas de raíz por el pitido inicial y la expectación.

“Abajo las pancartas y los ‘tifos’! Sale el Madrid al verde…”

“Abajo las pancartas y los ‘tifos’! Sale el Madrid al verde…”


Noventa mil personas es mucha gente y aunque no estén gritando parece el pálpito de un seísmo. La masa es la masa, y se nota y suena hasta en silencio. Afuera del estadio el perfume a pámpanos en las acacias de la Castellana. Ya dentro en los pasillos y escaleras, efluvios a cerveza escanciada y aceitunas aliñadas—eran otros tiempos— en las gradas los puros, el humo denso de las brevas y los farias bajando del anfiteatro a mezclarse con los montecristos de la tribuna baja. Nada hay como el ruido de la jugada bien hecha, el murmullo de la masa dos segundos antes del gol, la acústica del aplauso del Bernabéu. Nunca he sentido frio allí, la afición arropa mucho. Los jugadores así me lo han dicho también. Lo único que se hiela son los dedos de las manos, y el sentido cuando se falla una pelota clamorosa. La emoción de un buen partido dura toda la noche y el despertar vacío del jueves o el lunes siguientes.

Muchos años después, aún quedan en la moviola mental y ‘los internets maravillosos’ que todos llevamos dentro, o en el teléfono, ese presente que nos conecta con el pasado, jugadas y jugadores de todas las épocas: las fantasías de Di Stefano, el mejor; los cañonazos y el toque de Puskas; las carreras eternas de Gento; los regates de Amancio, las voleas de Oscar Mas; las emociones de Juanito; los ‘helados’ de Butragueño; aquel gol de Santillana, cualquiera, de cabeza, claro; las pinceladas del artista Guti (Curro Romero), a nadie he visto despedirse de la vida con un taconazo; Ronaldo, el gordito, el genio, aunque no fuera el mejor jugador, si fue el mejor delantero centro de la historia; Sus Excelencias: Raúl y Zidane y los balones por certificado aéreo de Beckam. Las paradas del Santo Casillas, al que echaremos de menos cuando ya no esté, los que vengan después necesitaran escapulario con reliquia. Los goles en cascada de Cristiano o como decíamos antiguamente: ‘a espuertas’…Isco y los que vengan detrás a hacer sonar la campana del estadio, cuantos más mejor.

“…casi seguro que después seguiremos en la brecha…”

“…casi seguro que después seguiremos en la brecha…”


Esto será señal de que duramos, sin pensarlo, o pensándolo bien, casi seguro que ‘después’ seguiremos en la brecha. Los dioses, no pueden tener tan mala leche de ‘quitarnos’ el fútbol en la eternidad, que podríamos hacer sin ello? Para entonces volveré a jugar y mucho mejor…como? que no tendré cuerpo? Espero que a alguien ‘hecho polvo’—literalmente—como estará uno de aquí a un tiempo, le quede un alma—o lo que sea—que pueda andar vagando, nunca mejor dicho, de partido en partido, ‘como quien no quiere la cosa’…en resumen: un fantasma, ‘blanco’, naturalmente. Salud y Hála Madrid!

Luisma, Maypearl (TX) 23 de Junio del 2015

Preguntas/Questions?  Contact