Category Archives: Politics

Control…Control

“…el tipo se subió a la torre de la universidad con tres rifles, dos pistolas y una escopeta recortada…”

“…el tipo se subió a la torre de la universidad con tres rifles, dos pistolas y una escopeta recortada…”

Los americanos, tan aficionados a la velocidad y la agilidad en los deportes, resultan lamentablemente lentos, o pausados, sin resortes de ágiles deportistas—en su gran mayoría—cuando de conducir sus propios coches se trata, en lo que es la vida diaria y la conducción consuetudinaria. A veces hasta el punto de ponerte de los nervios y, como mínimo, notar esa lentitud en calles y carreteras. Tanto que cuando ves a alguien rápido y chispeante lo aprecias inmediatamente y lo comentas con quien esté cerca, en tu coche y al tanto del tráfico que te rodea. Protestarles la morosidad no es una opción plausible porque te señalan el siguiente cartel de velocidad máxima o, simplemente, te muestran el famoso dedo de la ahora llamada ‘peineta’. Y con ella te quedas, pues iniciar cualquier tipo de confrontación puede llegar a ser peligroso en un país donde proliferan los cafres con ‘cofres’ de coche provistos de armas cortas o largas, llamadas de defensa y que pueden ‘salir a pasear’ por un ‘quítame allá esas pajas’ en cualquier momento.

Aquí en Texas, en Austin, la capital del estado y sede de su más famosa universidad (UT) hay una efeméride ya legendaria de un tirador solitario, no uno más sino el primero, que inició la histórica relación de esos trastornados que convierten el ponerse a disparar, en público, contra cualquiera y contra todos, en una situación desgraciadamente más que posible. Hace unos cuantos años, exactamente en agosto de 1966, una mañana cualquiera y con el país en plena guerra de Vietnam, el tipo se subió a la torre de la universidad con tres rifles, dos pistolas y una escopeta recortada; era un ex Marine de veinticinco años, que previamente esa misma mañana había matado a su madre y a su mujer. Por lo que se ve, y ya desde el primer caso, las mujeres tienen que ‘pagar el pato’ de las supuestas frustraciones de estos tipos.

Foto de un Posse Comitatus.  “El viejo, lejano y peliculero ‘Oeste’ sigue a la vuelta de cualquier esquina y en el corazón de los americanos.”

Foto de un Posse Comitatus. “El viejo, lejano y peliculero ‘Oeste’ sigue a la vuelta de cualquier esquina y en el corazón de los americanos.”

Empezó a disparar, con fría precisión, hacia las doce del mediodía y transcurrieron noventa y seis minutos hasta que un policía que se aventuró escaleras arriba lo abatiera. Durante aquel tiempo, este demente mató a quince personas, e hirió a treinta más, entre los cientos de estudiantes, profesores y turistas que deambulaban por el campus, a los alcances de la torre. La primera masacre de esta naturaleza en el país. El primer toque de atención a la proliferación de armas de fuego en poder de cualquiera con cuatro cuartos para comprarlas, incluido pistolas, revólveres, carabinas, rifles, escopetas de todo tipo y armas automáticas, metralletas con capacidad para disparar ‘riadas’ de balas. Todo un arsenal que se puede comprar con la simple presentación de un carnet de identidad o una licencia de conducir.

Podríamos pensar, ante una historia semejante, que hubieran ‘aprendido’ y que se hubieran creado unas cuantas leyes de control de armas de fuego. Bien, han pasado cincuenta años desde aquella tragedia en Austin y en lo relativo al control del gobierno, o de la ley, de todas estas amenazas de fuego, nada ha cambiado. Cualquiera puede tener el abastecimiento de un auténtico ejército en su propia casa, para ‘defenderse’ de todo el mundo, según dicen los turiferarios de estas libertades. Y a resultas, de vez en cuando se le cruzan los cables a algún imbécil, loco homicida, y se lanza a la calle a disparar a diestra y siniestra, matando a pobre gente que tiene la mala suerte de encontrarlo en su camino, o en su iglesia, universidad, gimnasio, escuela, cine…

Lentitud y pausa del tráfico en general, habría que reconocer que las cifra de percances automovilísticos es mucho menor que en otros países del mundo, comparativamente. Sorprende que el mayor número de accidentes se producen en los aparcamientos. Lo más impresionante de aquel día, con el tirador enloquecido disparando desde la torre de UT en Austin, fue que a unos diez o quince minutos del inicio de los disparos homicidas ya había un montón de rifles y armas respondiendo al fuego que venía desde la torre. Sin la policía presente todavía en el campus (los servicios del SWAT—patrullas de respuesta rápida— se crearon a partir de aquella experiencia, al menos algo se logró)…la pregunta es una sola: de donde salieron todas aquellas armas que retornaron los disparos de aquel loco? De los coches? De los armarios de las clases? Y no fueron uno o dos rifles, fueron decenas de ellos. Alucinante.

“… Con 306 millones de habitantes, ya ‘tocamos’ a más de un arma por cabeza.”

“… Con 306 millones de habitantes, ya ‘tocamos’ a más de un arma por cabeza.”

Hablando de números, como siempre en USA, cifras del 2007…habría unos 875 millones de armas ‘pequeñas’, esto incluye desde revólveres hasta ametralladoras ligeras. De estas armas 650 millones, un 75% están en manos de civiles; más o menos unos 270 millones en poder de gente común, no profesionales de las armas. Un ‘derecho civil básico’ de acuerdo con una gran mayoría de la gente. El viejo, lejano y peliculero “Oeste” sigue a la vuelta de cualquier esquina y en el corazón de los americanos.

Ultimas cifras actualizadas en el 2013: ese año se vendieron 16 millones de armas de fuego, es decir 45000 armas diarias (un 130% más que en el 2007) Esto actualiza el total de armas a 310 millones. Con 306 millones de habitantes, ya ‘tocamos’ a más de un arma por cabeza. Vamos bien…nos vamos a matar unos a otros, sin problemas.

Luisma, Maypearl (TX) 6 de Diciembre del 2015

Preguntas/Questions? Contact

“El disputado voto de Mr. Jiménez”

county election, George Caleb Bingham, 1850

Día de elecciones en el condado de Saline (Missouri). George Caleb Bingham, 1850

Está lloviendo a cántaros, creo que en inglés se dice: ‘llover gatos y perros’ (rain cats and dogs)…a saber de donde sacan los anglosajones esta expresión. En el jardín (entiéndase, las praderas alrededor de la casa) los regueros de agua corren en todas las direcciones, sin ruidos y según los desniveles y la inclinación del verde; la pradera es siempre un campo silente. Las aguas van dejando remansos de hojas secas, tierra floja y pécanos caídos de los arboles. Como siempre, también, no huele a nada, ni siquiera al frescor de la lluvia. A veces pienso que en Texas, además de agua, llueven antisépticos. Prefiero los cien olores de la Castilla de Miguel Delibes y también mía, cuando estoy allí…pero esto es lo que hay, lo que se va por lo que se viene. Nunca llueve a gusto de todos.

El caso es que, según me dicen, pues soy primerizo en estas lides, esta lluvia va a disuadir a muchos de los pocos votantes de esta circunscripción. Y es que hoy es martes, día de elecciones, legislativas en esta ocasión. Y que tiene de particular esto? Bueno, la cosa es que será la primera vez que voy a votar en América. Las primeras elecciones desde que me he ‘hecho’ americano. Antes no podía y esa era la única diferencia entre ser residente y ser ciudadano. Esa y que nunca podré ser presidente de los Estados Unidos, por el hecho de no haber nacido aquí. Tampoco creo que les importase mucho mi imposibilidad. Presidente Jiménez! Dicho así suena a dictador latino-americano. Washington, Adams, Jefferson, puedo imaginarlo, se mesarían las pelucas con horror.

Parece que lo que votamos esta vez es para gobernador y senador del estado propio, y algunos cargos más de menor importancia, a más de alguna proposición de ley estatal. La única que votaré será la de intervención de fondos para mejoramiento de autopistas. Votar que se mejoren las carreteras !? Es que hay alguna duda? En esto, la eficacia de gobierno en este país es proverbial. Es un país caro, pero justo. Los impuestos son grandes e importantes. La ‘inquisición’ funciona bien, no hay mangoneo ni latrocinio, que se sepa. Cuando hay escándalos, económicos o no, ruedan las cabezas adecuadas, sin caretas y sin perdones. Y si tiene que caer el Presidente, cae y con todo el ruido de la cabeza rebotando contra los escalones, véase: Richard Nixon.

En cuanto a la campaña electoral, bueno, eso ya es otro cante, es decir: ‘si quieres que te cante, la tela por delante’. El dinero habla, o lo que es lo mismo: ‘el que tiene padrinos se bautiza’. Nada raro, las campañas electorales aquí se ganan a golpe de talonario. A más dinero colectado, más anuncios en televisión y más posibilidades, o seguridades de éxito. Y este lo deciden los indecisos, que se deciden por la ‘mejor’ influencia del martillo televisivo. Las masas partidistas engrosan el voto, pero al final la balanza siempre se inclina por el peso de unos pocos granos. El soplo de un indeciso puede hacer cambiar los personajes en la cima, republicano o demócrata, simples nombres…las políticas no variaran más de un ápice. Lo más parecido a un demócrata americano es un republicano americano. Y dicho al revés, tres cuartos de lo mismo.

El nacionalismo de esta gente es inconmensurable. No hay nada más independiente y ‘tejanista’ que un tejano, y nadie más americano que ese mismo tejano. Todos. Si se me quiere entender. El aparente aislacionismo americano es solo eso, aparente, van a lo suyo. Y lo suyo es el mundo, que empieza y termina en la propia América, el americano medio no sabe nada, o muy poco, del resto del planeta, eso que hay afuera, donde “nuestros chicos” van a la guerra, algunos hacen negocios y unos pocos van de vacaciones. Eso sí, cuando todo el mundo tiene problemas de disgregación o separatismo, ellos más unidos que nunca, E.E.U.U. por encima de todo, como su propio nombre indica. Algunos deberían aprender algo de esto. La excusa de que la historia impide la unión de los países en Europa es eso, una excusa. Tanto imitar a los americanos, para luego no hacerlo en las cosas más importantes.

commemorative stamp for 19th Amendment to U.S. Constitution

Sello conmemorativo del derecho al voto femenino (19th Amendment. 1920)….Once años antes que en España y 24 que en Francia.


A estas horas ya ha pasado todo. Me llegué, en un verbo, hasta el colegio electoral. En este caso: la iglesia electoral (First Baptist Church), en cuya oficina parroquial estaba la urna: un pódium metálico; una especie de robot traga-papeles ranurados, más parecido a una pesada y blindada fotocopiadora y que se tragó mi ‘papeleta’ con un gutural sonido que se me antojó de satisfacción. Mucho aparato para solo unos pocos cientos de votantes. Apoyado en dicho mamotreto, me venían recuerdos de lecturas sobre viejas asonadas políticas—lo de ‘romper las urnas’— y dí en pensar que para hacerlo con esta habría que usar un tanque o una buena carga explosiva. Los de la mesa electoral me miraban con la placidez evidente de no haber leído mi pensamiento.

Es de noche y ha parado de llover. La ‘tele’ desgrana los resultados de la jornada. El disputado voto de Mr. Jiménez ha sido menos disputado de lo previsto y queda solamente en testimonial. He ‘perdido’ por abrumadora mayoría mis primeras elecciones americanas. Ni ‘mi’ gobernador ni ‘mi’ senador van a ninguna parte. Al menos, parece que ‘me’ van a mejorar las autopistas. En una democracia el que no se consuela es porque no quiere.

Luisma, Maypearl (TX) 19 de Noviembre del 2014

Preguntas/Questions? Contact

Buero en el baño (parte II y final)

Black and white photo of CLark Gable

William Clark Gable (1901-1960)

Ni Velázquez, ni “Las Meninas”, ni la temperatura del agua. Nada de todo esto me importaba hoy en el baño. La atención se me quedó prendida en la solapa del librito, en la fotografía del autor. Una de esas imágenes típicas de los años 50 del siglo pasado, en blanco y negro, semiposada al estilo periodístico de entonces. Allí estaba el escritor, la mirada inteligente aunque algo triste, como cansado de escribir… y aquel bigotillo a lo Clark Gable, con el pelo engominado y brillante que tantos hombres de aquel tiempo gustaban de cuidar y exhibir. Era la imagen de Buero Vallejo y también la de mi padre. Y dí en pensar.

Con aquel estilo físico se unían dos tipos muy diferentes, la izquierda y la derecha. Buero, la izquierda. Mi padre, la derecha. Hoy sería harto difícil hacer una distinción entre ambos tipos de personaje. Entre otras cosas porque actualmente ya casi no hay gente de izquierdas, y si se me apura, ni de derechas. Solo ultra-derecha y el resto todos juntos, o en filas. Juntos y revueltos en un centro desdibujado e impersonal, que algunos llaman “indignados”. Cual sería el retrato físico del indignado?

photo of a man wearing  a t-shirt showing Che Guevara wearing a Che Guevara t-shirt
Hablando de físicos y ropajes políticos: está por ver el “uniforme” del supuesto centrista actual, la gran masa; y ando mirando y rebuscando en las fotografías y videos de los 15-M, a ver si detecto el estilo de la indignación. Como es cosa sabida que imitamos todo lo de aquí, también hago pesquisiciones en las imágenes de Wall Street, el movimiento Occupy. Tarde o temprano, los que aprovechan estas situaciones para hacer dinero, nos venderán el look de “indignados” que, naturalmente, tendrá el tufillo americano (para variar). Y, por supuesto unas etiquetas Made in China. Algún listo mirará hacia atrás y nos descubrirá algo “nuevo”. A mí solo me produce tristeza, una vez más.

A lo mejor hasta retorna el bigotillo Clark Gable y el pelo rechinando brillos. Y si la imagen de Buero Vallejo, o de mi padre y tantos otros, se vuelve a poner de moda…Pero, calla! Yo he visto esta pinta antes? Quizás esta mañana en el espejo de mi baño con el bigotillo cambiado por mi impenitente barbita de chivo…que todo cambie para que nada se mueva. Siempre un poco más de lo mismo. A ver si va a resultar que soy un “indignado”! Uno más de ese 99 por ciento.

Luisma, 5 de Noviembre del 2011

La Tribuna

lincoln-at-knox.jpg
Mr. Lincoln perorando en una tribuna politica

Esta mañana, mientras soñaba con el café que ya no tomo, me ha caído en las manos un viejo periódico. En realidad, no es tan viejo, es de hoy. Lo de viejo es porque es de papel y hacía ya tiempo que no hojeaba ninguno de los que quedan. Todo lo que leo, de noticias,es “online”. Con sus pros y sus contras. Y ahí estaba yo sobrevolando las páginas de un periódico clásico, con un título de cabecera de un tremendo olor a naftalina: “La Tribuna”.

Estamos en un día cualquiera, a mediados de semana, en Marzo del año 2011. El siglo acelera que es una barbaridad, como si tuviera prisa; ya una década inevitablemente vencida. “Naturalmente”, hay guerra, para no perder el paso, y no en una sino en varias partes del mundo; ya nos hemos “acostumbrado”, infelizmente, a esta situación bélica contínua que nos retrotrae a tiempos del medioevo. La diferencia no es tanta, si excluimos el propósito de tecnificar las batallas para evitar la participación de soldados de a pie. La vieja infanteria está a punto de desaparecer. Veremos.

Me topo, diseño de este periódico y de la mayoria de los diarios americanos, con una página, la anteúltima (salmantinismo), que condensa el ideario y la filosofía de la publicación. Contiene editoriales, comentarios y algunos chistes gráficos, políticos, claro. Enseña, esta página, los “verdaderos colores”(true colors) del periódico. Una página sin publicidad. Para empezar, evitan la palabra: guerra. Titulan: La Campaña de Libia. El resumen del comentario es que el presidente Obama “no está siendo suficientemente decisivo, es confuso, y eso no impresiona al Tirano de Trípoli para bajarse de su trono”.

El siguiente editorial rememora el intento de asesinato del presidente Reagan, de lo cual se cumplen 30 años, ahora. Viene a decir que, John Hinckley, el autor de los disparos, no solo no sea liberado, sino que se le anulen sus salidas fuera de la institución en la que está internado. Recuerda que si bien Reagan ya murió, queda su mujer, Nancy, y Jodie Foster, la actriz, a quien parece ser quería impresionar con el magnicidio. Respirando e inspirando.

Otro editorial cambia el tercio, criticando los bikinis con relleno en las copas, de la firma Abercrombie & Fitch, para niñas de 7 años y en adelante, y curiosamente rebotando el comentario al presidente de Venezuela, Hugo Chavez, que urge a las mujeres de su país a olvidarse de los transplantes mamarios por ser demasiado capitalistas. Aunque dice que el venezolano no menciona los implantes de trasero, también populares en dicho pais. Más adelante, acusa de evasión de impuestos a un grupo editorial que, afirma, mantiene una guerrilla, y sabotajes, contra el superderechista Canal Fox News. Las “guerras” interiores merecen pocas lineas.

La segunda columna es un sandwich de un largo y monótono comentario sobre condiciones ambientales y calidad del aire respirable en el estado de Pennsylvania. En medio de dos chistes gráficos, uno crítico con el presidente demócrata y otro, críptico, sobre la Radio Pública (gratis y sin publicidad) Nacional, NPR, sobre elitismos culturales y la mayoria del americano medio. Ambos carentes de gracia dibujística e incluso de humor político. La idea de un editorial no partidista, en beneficio de lo común, parece imposible a la superderecha. Ni siquiera sobre el aire que se respira.

La tercera columna, contiene un largo, ácido y lacrimoso comentario de un dinosaurio político,—antiguo y fracasado optante al sillón presidencial, en los tiempos de Bill Clinton—, sobre la forma de iniciar el conflicto de Libia por el actual presidente. No critica el hecho del bombardeo, sino la capacidad de Obama de hacerlo sin el “permiso” del Congreso de los Diputados. Una posible “anticonstitucionalidad” en la que no cayeron Bush, padre e hijo, con sus guerras. Por cierto, guerras que todavía no han sido solventadas.

La página contiene todos los tics y lugares comunes partidistas de demócratas y republicanos, es decir, de la derecha y la superderecha; no otra cosa se puede encontrar en este país. La “izquierda” americana hay que buscarla con lupa, de puro pequeña que es, y toda ella lleva la coletilla de “liberales” o “comunistas”. Encontrar un comunista americano exige un detector de metales, y aún asi el pajar es demasiado grande.

Uno echa de menos, a este punto, las auténticas tribunas de oradores políticos; de las que ya solo quedan grabados y viejas fotografías. Solo los blogs internéticos intentan parecerse, con una sustancial diferencia: no existe el “en persona”. Una lástima. Como decía aquél: para llamar hijo de …, me gusta mirar a la persona a la cara.

Luisma, 30 de Marzo del 2011

Obesidad, Obesidad…

boterocomp.jpg
Manipulación de la imagen de una escultura de Fernando Botero

La obesidad es el signo máximo, históricamente, de la decadencia de los imperios clásicos. Roma fue un ejemplo magnifico con el cliché de los senadores, gordos como cerdos, en sus tricliniums, rodeados de abundantes manjares y presididos por un emperador obeso, que con una mano se ofrece un racimo de uvas mientras la otra descansa en una voluminosa panza. Aparentemente, el nuevo imperio americano se puede adscribir a la categoría de clásico; por muchas razones, y eso incluye el asunto de la cabalgante obesidad que ataca a este país y que, como tantas otras cosas, esta siendo imitado por los americanizantes de rigor.

Sea como sea, el problema no es tan simple como pueda pensarse. Quizás esta sea la ecuación: más comida, mas gordura, mas bienestar, mas pereza, menos ejercicio físico igual a obesidad. Esas serían las explicaciones mas plausibles, pero no las únicas. La creencia mas extendida es que la invención, proliferación y sublimación de la “fast food” (comida rápida) es una de las formas de suicidio del imperio americano y es el hábito al que habría que echar la culpa de la obesidad.

La fast food no es solamente la hamburguesa, la coca-cola y las patatas fritas (llamadas aquí: french fries, francesas fritas) que nacieron en Pittsburgh. Ni siquiera el pollo frito, bañado en salsa de tomate, el ketchup, nacido también en Pittsburgh (Heinz, es la marca comercial) o la inevitable pizza italiana (que no tiene casi nada de italiana pues fue creada en Nueva York). La fast food es una comida de diseño, como tantas otras en éste país. Está diseñada con una determinada cantidad de elementos alimenticios, para cumplir una serie de normas de la FDA (Food and Drug Administration), equivalente “nutritivo” de una agencia famosa con este mismo tipo de siglas, FBI (Federal Bureau of Investigation), una agencia, como tantas otras, gubernamental. Estas normas, en si, no son malas…son simplemente normas de sanidad y calidad.

Todo perfecto cuando se trata de definir una simple comida, una unidad para una dieta normal. El problema llega cuando la persona obesa, el niño gordo, abusa continuamente, casi diariamente de la multiplicación de estas unidades alimenticias, con repeticiones que en casos extremos llegan a unas cantidades increíbles, asustantes. Y no voy a hablar aquí de los costos económicos de esta movida, razón ultima de todo este tinglado. Las normas de la FDA sobre la calidad de los productos alimentarios son estrictas y su cumplimiento se persigue con extremado rigor; a diferencia de otros países, incluso del llamado primer mundo.

Pongo, por ejemplo, el caso de la leche: el contenido de una botella, de una leche americana cualquiera, esta garantizado en cumplimiento de esas normas, las empresas lácteas no pueden permitirse el lujo de trampear, o ni siquiera de “bajar la guardia”, porque el negocio puede ser fulminado por cualquier inspector del Departamento de Sanidad, en menos que canta un gallo, o que muge una vaca. No quiero ni entrar en el caso de las carnes, el mundo de las hormonas y del engorde artificial.

El “envenenamiento” por el abuso del maíz y todos sus derivados, y tantos otros casos de alimentos mantenidos, por diseño, dentro de la legalidad; pero verdaderos asesinos de la salud por la forma en que la población abusa de ellos. No hace mucho descubrí, con horror, que muchísimas personas huelen, transpiran, a maíz (incluso sus casas y sus ropas). Personas cebadas con maíces, como si fueran cerdos. Lo terrible del caso es que también los animales de carne están siendo recebados con ello…Ergo, cuando comemos unas hamburguesas estamos doblando nuestro maíz. Porqué panochas y no zanahorias? El maíz tiene subsidio gubernamental y la zanahoria no. La horticultura es mas costosa, la gente se inclina más hacia la fast food, que es mas barata que el saludable vegetal.

Nadie parece poder evitar esta situación. Lo obeso, dejando a salvo contadas excepciones, es justificado como si se tratara de una enfermedad. El colmo de todo esto es la glorificación de lo gordo, lo grasoso, la obesidad manifiesta. Una nueva estética justifica los errores cometidos en una industrialización masiva. Los ricos se hacen riquísimos pero no engordan y los pobres empobrecen y engordan, justo lo contrario que en el imperio romano. Así que parece que no hemos avanzado nada. No se trata ya de rubenianas carnes y orondas barrigas de cerveza, se trata de una imperio cuya imagen parece pintada o esculpida por el colombiano Botero.

Una de romanos, una del FBI, una del oeste americano…Habrá que ver como termina esta película; pero, en fin, los tiempos cambian, las modas cambian, las industrias cambian…Aquí estaré sentado en mi sofá…Ah! un momento, ahora vuelvo, voy a la cocina a hacerme unas palomitas!

Luisma. Diciembre del 2008

Cool—Obama!

window1.jpg

Ah! Estados Unidos de Norteamérica! La capacidad de sorprenderme de este país no ha variado “ni un pelín” desde el principio de las dos décadas que llevo aquí. Lo único que ha variado es mi habilidad para analizar y entender los acontecimientos y las reacciones de los americanos. Sorprenderme, lo que se dice sorprender, lo hacen cada vez que surge la ocasión. Y hasta sobrepasan mis expectativas.

Anoche, por ejemplo, se regalaron a si mismos un nuevo presidente, y esta vez negro, o como dicen sus seguidores de ultima hora: “Es mitad blanco, su madre, que es lo importante, era blanca”. Sus detractores y opositores dicen que es mitad negro, o directamente negro. Los negros dicen que es afroamericano, lo que en su caso es casi cierto; en palabras de un diario derechista local: “descendiente directo de un miembro de una tribu keniata” (como si eso lo hiciera de menos). Durante la campaña electoral he visto propaganda, televisión y periódicos tildar a Obama de “musulmán”, terrorista, socialista, marxista, izquierdista (¡?) e incluso, “joven”.

Lo que algunos no entienden es que, precisamente, lo que ha encumbrado a Barack Obama ha sido el voto de los jóvenes y de los votantes primerizos. Una buena parte de sus votantes no tienen ninguna idea de su programa electoral, de sus intenciones políticas y gubernamentales, de su ideario. Han votado a Obama porque es “cool” (enrollado, que mola) y porque es lo antiestablecido. Lo que ellos y muchos en los demás países del mundo do se dan cuenta es que la política americana no va a cambiar. No en su esencia y en sus líneas generales. Cambiaran los detalles, el espectáculo, los fuegos artificiales.

No hay nada más parecido a un republicano americano que un demócrata americano. Así que de sorpresa no me van a pillar la mayoría de las decisiones que tome el nuevo presidente. En cualquier caso, el porcentaje, pequeño, de sorpresas de la nueva administración tendrá que ser admitido y bendecido por el “gran dinero” americano, que son los que, en ultimo caso, tienen la palabra y la obra. Eso si, al menos al principio y sobre todo internacionalmente, todo será muy “cool”, enrollado, hollywoodiense, kennedyniano, dará gusto, habrá que verlo y…a ver lo que dura la luna de miel!

Ha nacido una estrella, Obama…”cool”!

Luisma, 5 de Noviembre del 2008.

Crónicas electorales, tercera parte

cronicas31.jpg

Veintiséis de Mayo del 2008, estamos en Memorial Day, lo que llamaríamos el Día de los Caídos, o mejor, el Día del Recuerdo. Para nosotros mentar a los caídos tiene la mala prensa del recordatorio al dichoso valle y los ecos de la guerra civil. Con casi 143 años de distancia la guerra civil americana ya no se recuerda, aunque esté presente en muchas cosas que los americanos ni se dan cuenta. Nadie “celebra”, al menos públicamente, a los caídos de aquella guerra civil que dividió en Norte y Sur a los Estados Unidos durante cuatro años. La razón, o una de las razones? Probablemente, la esclavitud en el Sur.

Asistimos, hoy, a una capitalización de lo que es correcto, de lo que es verdad, de lo que es el destino, de lo que este país debe hacer. La capitalización de corrección, verdad, y destino; visto y hecho desde el prisma del Partido Republicano, que no es realmente tan diferente del plan del Partido Demócrata. Ninguno de los dos partidos quiere luchar contra el corporativismo imperante, no pueden y además no quieren; con lo cual resulta que lo mismo da votar por unos que por otros.

Ni política exterior, ni seguridad ( social o de la otra), ni terrorismo, ni impuestos, nada…
El punto mas importante de la lucha electoral, el trabajo, de alguna manera, se resiente. El país, o parte, una buena parte del país “va muy bien en el machito”. “Que trabaje Rita” o que trabajen los demás para nosotros. Protestar de la emigración cuando la realidad es que se necesita. Los Demócratas dilapidando dinero en unas elecciones primarias (que luego en la verdadera campaña electoral van a echar de menos), para dilucidar cual de los dos mitos van a promocionar, para oponerse (me temo que en vano) al otro mito, el candidato republicano, un “auténtico” americano. De momento los demócratas tienen a una mujer y un negro, bravo! Dos mitos de minorías, cuando lo se que intenta es interesar a una mayoría. Y no es que las mujeres sean minoría pero, a la hora de la verdad, los posibles votantes para que una mujer acceda a la presidencia son realmente minoritarios.

El sexismo y el racismo, dos cualidades de la vida americana. Cualquiera de las dos es lo justo para no ganar! Y oponerlas a un candidato republicano, casi impecable, un viejo luchador, veterano del Viet Nam y considerado “liberal” por los Republicanos; lo que le acerca, peligrosamente, a ciertos Demócratas y sobre todo al votante indeciso, a los que ganan las elecciones. Aunque los candidatos “se saquen los ojos” no habrá guerra civil, a pesar de la igualdad o precisamente por la igualdad de unos y otros. Las guerras civiles ocurren en los países pobres y que no tienen gobiernos fuertes. Y aquí no es ninguno de los dos casos.

Circula una historia chistosa en los blogs…

“Obama en un sexista!”
“Clinton es racista!”
“Obama es un musulmán!”
“Clinton es una furcia!”…
“Oh! Mira! Un héroe de guerra!”

En resumen, que para mi esta claro. El cuatro de noviembre: Presidente McCain.

Luisma. Mayo del 2008

Los pájaros de la Plaza Dealey

magnicidio.jpg

Capitulo segundo de crónicas electorales: escrito el pasado diciembre 2007

Es una mañana fría y desangelada, es diciembre de 1.989 . Uno va andando por las calles del centro de Dallas, en Texas, y al pronto las imágenes empiezan a darte la sensación, bien conocida, del “deja vu”, del—yo he estado aquí antes—lo cual es imposible porque es la primera vez que uno está en dicha ciudad. Este edificio, a mi derecha, me es vagamente familiar y por alguna razón, que se me escapa, mis ojos se van a una ventana del sexto piso. Vuelvo la cabeza y la mirada se me va por la calle, en suave cuesta abajo, rodeada de jardines, en dirección a un puente bajo la autopista. Los coches van despacio hacia la curva del puente. Cierro los ojos y otra vez me vuelve la sensación de haber estado aquí, antes.

Me quedo ensimismado un momento y al fin toda la imágen se me aclara, las piezas se recomponen, me doy cuenta sorprendido y alucinado. Me vuelvo a la persona que me acompaña y ella asiente con la cabeza. Sí, aquí es donde mataron a Kennedy. Paso unos instantes rememorando el magnicidio, los coches descapotables interminablemente lentos, las imágenes de este lugar repetidas una y otra vez, machaconamente, en televisión, en películas. El “flashback” es autentico y hasta doloroso. Me despierta un grillerío tremendo de miles de pájaros. En los árboles, tres o cuatro solo pero grandes y copudos, frente a la fachada del Texas School Book Depository, el edificio desde el que Oswald disparó su rifle contra el presidente, hay “instalados” una miríada de ruidosos pájaros cuyo aparente único propósito es ensuciar el suelo, o las cabezas de los curiosos que miran el edificio, con miles de excrementos.

Parece como si estos pájaros tuvieran la conciencia de que este lugar debe mantenerse sucio en recuerdo de una de las peores manchas de la historia americana. A los “dalasitas” tampoco les hace ninguna gracia que el lugar sea visitado continuamente y esté en las rutas turísticas. Siempre he creído que lo que aquí ocurrió es motivo de vergüenza ciudadana para estos tejanos. Y el tiempo nunca ha borrado este estigma.

El tiempo tampoco ha eliminado ese olor perdurable a magnicidio que sentí en aquella mi primera visita a Dallas y, desgraciadamente, anticipado, vuelvo a sentir ahora en la pituitaria de mi imaginación. Un nuevo “kennedy”, esta vez de piel negra, cuarenta y cinco años mas tarde, se pasea por las rutas electorales en camino a una posible presidencia. Llegará a la Casa Blanca? Le dejaran ser presidente?

Me gustaría mucho equivocarme, pero esta noche me huele tremendamente a futuro magnicidio. Los americanos, mientras no me demuestren lo contrario, no tienen remedio.

Luisma Diciembre del 2007

Mujer blanca, hombre negro, o ninguno de los dos?

lenswall.jpg

Capitulo primero de crónicas electorales: escrito el pasado noviembre de 2007

Va a ser interesante y entretenido el año que viene, el 2.008, aquí en el imperio. Aparte de las sorpresas de rigor, huracanes, terremotos, deportistas delincuentes, subidas y bajadas de la Bolsa y otros etcéteras, va ser año de elecciones a la presidencia del imperio. Ya sé, eso pasa cada cuatro años y es típico, también. Lo que ya no es tan típico y va a provocar el interés y el entretenimiento (si no provoca cosas peores!) es la presencia de una mujer y un negro entre los “pretendientes a la corona”. Y eso, en este país, son dos golpes en uno y la posibilidad de mucho “tomate”.

Los hechos me darán la razón, y no quiero ser alarmista, porque a lo mejor o a lo peor estos “hechos” que sin duda se van a producir, no solo van a ser, sino que sería necesario que lo fueran. Pero, hombre! No puedes ser mas concreto sobre estos hechos a los que te refieres? Bueno, ya digo que no quiero ser alarmista, pero así a vuela pluma hablaré de un par de ellos.

Hay una famosa, por repetida, situación en las elecciones americanas: ataques al carácter (traducción literal) de los candidatos o lo que diríamos en español buscarle el fallo a la gente, sacarles todo lo sucio o discutible que hayan hecho en su vida, incluso de niños, cualquier cosa que puede ser susceptible como elemento de acoso y derribo.

En el caso del candidato negro lo van a intentar todo y la reacción puede ser muy positiva para él y su partido. Actuará el inveterado complejo de culpa que los americanos arrastran como una de sus peores lacras desde el principio de la nación. El punto estará en ver hacia donde se decantará la cosa: hacia el racismo o hacia el complejo de culpa; o si, simplemente una cosa nivelara a la otra. En cualquier caso, correrán ríos de tinta, o de imágenes de TV. Se discutirá lo que no esta en los escritos y aunque la sangre puede que no llegue al río, las voces y los ruidos cubrirán alturas insospechadas. La intimidación verbal va a ser un arma muy empleada por ambos lados.

El caso de la candidata mujer es un poco diferente. Ella, tiene un “pasado” político que la significa a los ojos de muchos como una persona no querida. Fue mujer de un presidente y, sin embargo, se le niega el pan y la sal de esa experiencia, ocho años! Por poner un ejemplo de “ataque al carácter”: a ella se le incrimina no saber manejar su casa, en clara referencia a sus problemas maritales—Como va a manejar el país quien no sabe manejar su casa?—Sexismo en estado puro.

La pregunta es: hasta que punto estos “ataques al carácter” van a ocultar algo mucho mas preocupante en esta sociedad, la guerra de los sexos. Las estadísticas, en este sentido, no le favorecen nada a ella. A lo mejor, también, el consabido complejo de culpa del macho americano, nivela la cosa o por lo menos la suaviza. Así y todo, lo que digo, va a ser un año muy divertido.

Mi predicción personal es que, hoy por hoy, en este país es mucho mas difícil que se elija a una mujer por delante de un hombre, incluso aunque este hombre sea negro. Veremos.

Luisma– Noviembre del 2007